Innovative Immigration Solutions Dedicated Counsel From Start To Finish

Víctima de amenazas, abuso, violencia doméstica y pandillas recibe Asilo Defensivo

Las solicitudes de "asilo defensivo" se archivan en la Corte de Inmigración como una defensa de deportación. Esto significa que si un inmigrante ha sido puesto en proceso de deportación y un juez de inmigración determinará si debe ser deportado o se le debe conceder algún tipo de alivio que les permita permanecer en los Estados Unidos.

Los requisitos para el asilo defensivo son los mismos que para una solicitud de asilo afirmativo. Se presenta directamente en la oficina de asilo y el solicitante debe demostrar que sufrió persecución o teme sufrir persecución futura por causa de uno de los cinco motivos protegidos : raza, religión, nacionalidad, opinión política o pertenencia a un determinado grupo social.

Una de las principales dificultades que se presentan las solicitudes de asilo de defensa es la fecha límite de un año. Hay ciertos reglas estatutarias (reglas obligatorias) para la concesión de asilo. Los solicitantes deben aplicar durante el primer año de su llegada a los Estados Unidos, de lo contrario la solicitud puede ser rechazada, incluso si la reclamación de miedo cumple con uno o más de los requisitos mencionados anteriormente.

Desafortunadamente, la falta de conocimiento del proceso, el miedo a las autoridades de inmigración, la posible deportación, la barrera del idioma y la parte financiera a menudo detiene a muchos inmigrantes para pedir un asilo.

Un gran número de inmigrantes no solicitan asilo afirmativo por una o varias de estas razones. Muchos no son identificados por las autoridades de inmigración y son puestos bajo procedimientos de remoción después que han estado en los EE.UU. por más de un año, incluso a menudo muchos años después.

Si esto ocurre, es un gran desafío demostrar que el solicitante califica para una excepción de la fecha límite de presentación de un año, debido a un cambio sustancial en las circunstancias que afectan su elegibilidad como solicitantes de asilo o cuando concurran circunstancias extraordinarias.

Trabajamos con éxito en esta excepción recientemente para uno de nuestros clientes recientemente. La señora RA. Fueron largos años para la Sra. RA. Después de soportar el abuso, el miedo y la incertidumbre, recibió asilo político por un Juez de Inmigración.

La señora RA sufrió abusos durante su infancia en Honduras, seguidos por años de una brutal violencia doméstica a manos de su ex pareja y padre de su hijo. Ante el temor de nuevos abusos y la muerte, huyó a los EE.UU. En el momento de su ingreso era menor de edad estaba embarazada, pobre y asustada.

Al entrar a los EE.UU. fue detenida por las autoridades de inmigración y fue puesta en proceso de deportación. Sin embargo, debido a su edad y circunstancias, ella no se presentó a la audiencia programada y en su ausencia se se ordenó deportarla.

Años más tarde fue detenida por las autoridades de inmigración de nuevo. Nuestros abogados presentaron una moción para reabrir su proceso de expulsión, el cual fue otorgada por un juez de inmigración.

Una vez que se abrió el procedimientos de deportación, la señora RA solicitó el asilo como un alivio a su remoción. Su solicitud de asilo se basó en la violencia doméstica que había sufrido y el temor de persecución en el futuro en las manos de su ex pareja si ella fuera a regresar a Honduras.

Sin embargo, esta solicitud de asilo fue presentada seis años después de su entrada inicial a los EE.UU. – mucho más allá de la fecha límite de un año-.

Poco después de la presentación, surgió otra amenaza para ella y su familia. Una de las pandillas mas notorias en Honduras amenazaron a su hermano y en su intento de llegar a él, mataron la madre de nuestra cliente, a uno de los amigos de su hermano y amenazaron a varios miembros de la familia.

Hemos sostenido que la desafortunada muerte de su madre y las posteriores amenazas califican como "un cambio material en las circunstancias que afectan su elegibilidad para el asilo", ya que se produjo un año después de la presentación de su solicitud, y que estas se constituyen en circunstancias extraordinarias. El gobierno estuvo de acuerdo y el juez de inmigración concedió el asilo a nuestra cliente.

Después de años de incertidumbre, ahora la señora RA, está segura de que no será deportada a Honduras, donde su vida estaría en peligro. Ella puede permanecer en los EE.UU. en el estatus de asilada y podrá solicitar su residencia permanente y la ciudadanía en el futuro.

Ahora puede sacar adelante a sus hijos que son ciudadanos americanos sin temor de ser separados y puede incluso traer a su hijo mayor a los EE.UU. después de que han estado separados por años y por temor a su seguridad.

Estamos muy satisfechos de poder ayudar a nuestra cliente la señora RA en este proceso y esperamos continuar para ayudarla a lograr su sueño americano.

Categories: